Lucha Obrera Y Elecciones En Argentina

El nuevo gobierno que asumió en 1999 no cumplió sus promesas de cambio. Continuó con la politica de ajuste tras ajuste (reducción salarial, recorte del gasto social, aumento de impuestos y más flexibilización laboral), del gobierno anterior, sin ningún resultado positivo: la recesión ya lleva tres años, la desocupación ha alcanzado su récord histórico (18%), y se terminó el crédito internacional. Frente a la lógica y legítima protesta popular, el gobierno desató la represión. A pocos días de asumir ya había provocado dos muertes al reprimir con el ejercito una protesta de desocupados en el norte empobrecido del país. Hoy ya tiene 7 muertos en su haber y miles de luchadores bajo proceso, muchos de ellos encarcelados.

LA RESISTENCIA POPULAR

Los empleados estatales y los jubilados han sido el blanco preferido de los ajustes. Por eso se encuentran en movilización permanente desde mediados del año pasado, alternando paros con demostraciones callejeras y en los lugares de trabajo.

Los maestros primarios y profesores universitarios han enfrentado con prolongadas huelgas los atrasos en el pago de sueldos, la rebaja salarial y los recortes del presupuesto educativo.

Miles de trabajadores aeronáuticos conmocionaron al país y concitaron el apoyo activo de la comunidad con sus creativas manifestaciones contra el cierre de Aerolíneas Argentinas, y sus denuncias contra los propietarios españoles que compraron a esa empresa estatal para vaciarla y llevarla a la quiebra. Este conflicto volvió a poner sobre el tapete el tema de las privatizaciones y sus resultados ruinosos para el país.

Las 3 centrales sindicales, por su parte, han convocado desde que asumió el presidente De La Rua a 7 exitosos paros generales.

PIQUETEROS: CORTAN LA RUTA PERO ABREN EL CAMINO...

Pero la lucha más novedosa e interesante es la que han protagonizado los desocupados y habitantes de barrios pobres. En los últimos años y en los lugares más castigados por la reestructuración capitalista, ha surgido un movimiento de desocupados que reclama empleo y ayuda del gobierno. Su principal forma de lucha han sido los cortes de ruta. Un grupo (piquete), en general con apoyo del resto de los habitantes de un barrio o una pequeña ciudad, se instalan sobre una ruta importante, y acampan allí impidiendo toda circulación durante varios días. Los intentos para desalojarlos han provocado muchas veces verdaderas sublevaciones populares. Los gobiernos nacionales y locales terminan casi siempre otorgando alguna ayuda en dinero y promesas para calmar los ánimos y ganar tiempo. El número de cortes de ruta ha ido creciendo año tras año. En el 2000 hubo mas de 500 en todo el país. En lo que va de 2001 ya hubo mas de 900.

Hasta ahora el movimiento había sido bastante espontaneo y fragmentado. Pero a principios de este año se reunió el primer congreso nacional de piqueteros. Allí miles de delgados de todo el país discutieron y votaron un programa común y un plan de lucha conjunto con cortes de ruta silmultáneos en todo el país que se cumplió masivamente durante los meses de Julio y Agosto.

ELECCIONES Y DERROTA DE LOS PARTIDOS DEL MODELO

Con el telón de fondo de la crisis económica y social se celebraron las elecciones legislativas previstas para el 14 de Octubre. Mucho antes de ese día el gobierno no tenía ya ninguna chance ganadora: todos los candidatos de todos los partidos, (incluidos los de su propio partido, La Alianza) realizaron su campaña criticándolo duramente.

New Book

Secrets of a successful organizer

A step-by-step guide to building power on the job. Buy Now. »

Igualmente, la Alianza no pudo remontar su enorme desprestigio y redujo a la mitad su caudal electoral de 1999, cuando gano las presidenciales. Perdió 5 millones de votantes.1 El otro partido del modelo, el Justicialista (peronismo), que apoyó la política neoliberal de Carlos Menem durante diez años, en esta elección apostó a la oposicion. Con eso consiguió ser la minoría mas votada, pero con un millón de votos menos que en 1999.

La izquierda tuvo un notable crecimiento. Logro hacer ingresar varios de sus candidatos a la Cámara Baja por primera vez en 20 años, y por primera vez en la historia un socialista ingreso al Senado.

También hicieron una buena elección los nuevos partidos opositores. Formados por desertores de la Alianza y del peronismo, son ahora la tercera fuerza. Varios sindicalistas combativos integraron sus listas y fueron electos diputados.

FUERTE AUSENTISMO Y "VOTO BRONCA"

El "voto bronca" fue la gran novedad en esta elección. Bajo este nombre se ubican los que protestaron dejando el sobre vacío (9%) o anulando su voto (un 13% colocó en el sobre fotos, mensajes y los más variados nombres). En todo el país sumó el 22%, pero en algunas grandes ciudades industriales el voto bronca fue mucho mayor, como en Buenos Aires (30%) o Rosario (40%). En algunas localidades llego al 50%. Nunca había pasado algo así en este país.

En Argentina el voto es obligatorio, sin embargo aumento mucho la gente que no concurrió a votar (26%, contra el 16% de la última elección). Si sumamos este crecimiento del ausentismo (10%) al voto bronca, obtenemos un indicador alarmante del desprestigio del sistema político en su conjunto. Todos estos resultados electorales nos están diciendo que a la crisis económica se le agrega una profunda crisis política que deja planteados fuertes interrogantes sobre el futuro más inmediato de la Argentina.

AUTISMO OFICIAL Y CRISIS POLÍTICA

En momentos de escribir estas líneas el gobierno no parece haber comprendido el ultimátum de las urnas. A pesar de que ha perdido toda su legitimidad, promete nuevos ajustes y la continuidad de la política económica y de su principal exponente, el Ministro de Economía, Domingo Cavallo. Mientras tanto, los sindicatos, partidos de oposición y gobernadores provinciales estudian sus próximos pasos, en medio de tensas negociaciones. Hay inquietud entre la población y se habla de nuevos estallidos sociales.


Daniel Ximenez works with the Labor Studies Workshop in Buenos Aires.