Argentina: Trabajadores ocupan imprenta

Workers in Buenos Aires, Argentina, are occupying a printing plant owned by the country's biggest media group, after management locked them out as part of a plan to replace well-paid union workers with cheaper, non-union replacements. Photo: Prensa ATE

27 de enero

Los trabajadores de una imprenta en Buenos Aires se presentaron el lunes 16 de enero para su turno de 6:00 a.m. como de costumbre, sólo para encontrar las puertas cerradas, y la policía y seguridad privada bloqueando su camino. Grupo Clarín, el mayor grupo de medios de comunicación en Argentina, les había dejado fuera. Los 380 trabajadores fueron despedidos con planes para sustituir a los trabajadores sindicalizados bien pagados con reemplazos más baratos, no sindicalizados.

Imagine si Fox News también fuera dueño del New York Times y una compañía de cable, proveedores de Internet, una serie de casas editoriales, y radios y canales de televisión. En Argentina, el equivalente es el enormemente poderoso Grupo Clarín, que dirige el periódico más grande en América Latina y promovió fuertemente la candidatura del derechista presidente argentino Mauricio Macri, que fue elegido por poco en 2015.

El comentario de Macri sobre la pérdida de empleos en la imprenta fue "se cierra un negocio con un problema, pero al mismo tiempo, se abren muchos más."

Líderes sindicales locales rápidamente llamaron una asamblea, y los trabajadores decidieron por unanimidad ocupar la planta para exigir que la compañía los restituya a sus trabajos. La unión dice que el Grupo Clarín no tiene problemas financieros, que no siguió los pasos que la ley requiere para despidos, y que simplemente quiere mano de obra barata.

La unión de trabajadores gráficos del área de Buenos Aires a la cual la local pertenece, la Federación Gráfica Bonarense, en aquel momento llamó a una huelga de solidaridad de 24 horas de todos sus miembros — y consiguió una impresionante participación de 83 por ciento. Tanto la local, que está dirigida por un grupo de oposición, como la FGB pidieron marchas de solidaridad. El jueves, con solo dos días de antelación, miles de miembros de otros sindicatos marcharon por el centro de la ciudad hacia el Ministerio del Trabajo.

DENTRO DE LA PLANTA

Pablo Wowk trabaja en una prensa de tres pisos de alto que es la más grande en América del Sur. Dice que la maquinaria de la planta de Clarín, que imprime folletos, directorios telefónicos, libros de escuela, y revistas, es moderna pero requiere de un montón de "trucos" para hacer las máquinas funcionar bien.

Ninguna está funcionando ahora mientras los trabajadores ocupan la planta en "hasta que tengamos nuestro trabajo," dijo Ezekel Gatti, un miembro de la dirección local. Dijo que la gerencia no había dado previo aviso del bloqueo de labores que impuso.

New Book

Secrets of a successful organizer

A step-by-step guide to building power on the job. Buy Now. »

Miembros de la unión de una fábrica de colchones han traído colchones para dormir, sustituyendo el cartón utilizado en la primera noche, y los trabajadores de Coca Cola han donado bastante de su propio producto. Otros sindicatos y activistas están proporcionando alimentos. En la noche del viernes, cantantes que están luchando por reformar la unión de músicos realizaron solos de ópera como "O sole mio" frente a los portones de la planta, provocando un gran aplauso de la multitud de simpatizantes.

En el segundo día de la ocupación, la policía trató de remover a las familias de los trabajadores y otros simpatizantes de frente a los portones, un enfrentamiento que fue transmitido por un medio que no pertenece a Clarín. Por ahora la unión ha obtenido una orden impidiendo el movimiento de la policía.

GRAN MARCHA

En la ruidosa marcha, delegaciones sindicales que portaban enormes pancartas y banderas incluyó profesores, trabajadores portuarios, los trabajadores marítimos, trabajadores del cuero, trabajadores del tren, trabajadores de la corte, trabajadores del metal, empleados del estado y la ciudad, e incluso la unión de salvavidas. Tanto la federación laboral más conservadora CGT a la que pertenece el FGB, y la más militante CTA estaban presentes. Muchos grupos internos de los sindicatos marcharon con sus propias banderas, pancartas, y chalecos.

Daniel Ximenez, fundador del Taller de Estudios Laborales (TEL en Español), una organización de educación sindical, dijo que el repunte en solidaridad fue importante: "ha habido muchas huelgas, bloqueos de carreteras, marchas, y manifestaciones este año, pero esta huelga es uno de los pocos llamados por una unión importante para apoyar una huelga en una planta."

La acción también es importante porque es contra el monopolio del Grupo Clarín dice Wowk: "Si ellos pueden deshacerse de nosotros, vendrán después contra otros trabajadores gráficos."

Un día de protestas contra el Grupo Clarín en sus propiedades en todo el país, incluyendo su división de cable e Internet, periódicos locales, emisoras de radio y canales de televisión, fue convocado el 24 de enero.

Traducido por Nelson Escudero.

Jane Slaughter is a former editor of Labor Notes and co-author of Secrets of a Successful Organizer.