Maestros mexicanos continúan su lucha contra las 'reformas educativas' del gobierno

Cinco años después de que el gobierno mexicano aprobó una controvertida ley de "reforma educativa" sin discusión pública, los docentes del estado sureño de Oaxaca aún resisten su implementación. Foto: SNTE Sección XXII

Cinco años después de que el gobierno mexicano aprobó una controvertida ley de "reforma educativa" sin discusión pública, los docentes del estado sureño de Oaxaca aún resisten su implementación.

Los cambios impuestos por el gobierno conservador muestran una gran semejanza con los objetivos de los "reformadores" educativos en las escuelas de EE.UU.: el cierre de escuelas, la privatización, las evaluaciones punitivas de los docentes para expulsarlos, y los ataques a los derechos sindicales. En México, sin embargo, la campaña ha estado acompañada de arrestos de dirigentes sindicales disidentes e, incluso, en un caso, un tiroteo masivo de la policía que dejó al menos ocho personas muertas.

También como en los EE. UU., los docentes mexicanos han presentado su propio plan positivo para cambiar las escuelas y las condiciones de vida de sus alumnos, como una alternativa a culpar a los docentes.

El lunes, maestros del movimiento disidente La CNTE marcharon en la ciudad de México y en varios estados para protestar contra la convención de su sindicato matriz, El SNTE, que ha respaldado las reformas educativas del gobierno. En la ciudad de Juchitán en Oaxaca, los maestros también exigieron que sus escuelas fueran reconstruidas después del terremoto de septiembre pasado.

La CNTE (el Comité Nacional de Coordinación de Trabajadores de la Educación) es más fuerte en Sección XXII de Oaxaca y ha tenido cierto éxito en el incumplimiento del plan del gobierno. Los maestros oaxaqueños se han negado en gran medida a realizar el examen nacional exigido por el gobierno para expulsar a los docentes. Dicen que el examen, que es puramente una prueba de conocimiento, no una evaluación del desempeño real de los docentes en el aula, ignora las condiciones locales en las escuelas.

Wilbert Santiago Valdivieso, miembro de la junta ejecutiva de la Sección XXII, dijo que el Secretario de Educación ofreció el incentivo de unos créditos de vivienda para inducir a los maestros a tomar el examen, así como la amenaza de despido. Preguntó cuál era el uso de una prueba nacional estandarizada cuando las condiciones variaban tanto de estado a estado y entre ciudad y campo.

New Book

Secrets of a successful organizer

A step-by-step guide to building power on the job. Buy Now. »

Los maestros de Oaxaca están a favor de la evaluación, dijo, una que incluiría una mirada amplia a todas las condiciones que enfrentan los estudiantes. "Señalan a los maestros como la fuente de los problemas en las escuelas, pero el estado no proporciona los recursos que necesitamos", dijo Santiago. Oaxaca es uno de los estados más pobres de México.

Desde que el Congreso aprobó la "reforma" en diciembre de 2012, en un centro de convenciones rodeado de policías para mantener alejados a los maestros que protestaban, el gobierno nacional recortó el presupuesto educativo, cerró las escuelas y se negó a reemplazar a los docentes que se retiraban. Algunos maestros de Oaxaca enfrentan hasta 60 estudiantes en un salón de clases. El estado ha cerrado escuelas rurales más pequeñas y las ha combinado con otras, dejando que los estudiantes caminen hasta la escuela hasta dos horas, o que los padres paguen por el transporte.

Al mismo tiempo, el gobierno está creando oportunidades para que las empresas privadas se beneficien de las escuelas. Bajo el programa "Escuelas al CIEN", se alienta a las empresas a proporcionar dinero para reparaciones de infraestructura, a cambio de las escrituras de propiedad de la escuela. Críticos como Santiago cuestionan si esto es legal en virtud de la constitución mexicana, que exige que la educación sea obligatoria, secular y gratuita.

En junio de 2016, la policía abrió fuego en una manifestación de maestros y partidarios en el pequeño pueblo de Nochixtlan, al noroeste de la ciudad de Oaxaca. Al menos ocho personas murieron y más de 100 resultaron heridas, incluida la policía. Nadie ha sido acusado de ningún crimen en los asesinatos; la comisión gubernamental de derechos humanos recomendó solo una disculpa.

Mientras tanto, la Sección XXII está promoviendo su propio Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca. Además de una mayor capacitación para los maestros, el plan requiere la participación de los padres para revivir los juguetes tradicionales, enseñar sobre plantas medicinales, crear huertos escolares, enseñar matemática y lógica, y crear bibliotecas comunitarias. El plan crearía empleos para los padres en la reparación y el mantenimiento de las escuelas.

Read the English version here.

Jane Slaughter is a former editor of Labor Notes and co-author of Secrets of a Successful Organizer.